Santuario de las Peñas, Livilcar
Programa Santuario Virgen de las Peñas 2018

Ciclo B Reflexión 31º TO (Mc 12,28b-34)

04 de noviembre 2018

Hermanos

 

Como si se tratase de una catequesis, Jesús es consultado sobre cuál es el mandamiento principal. Su respuesta es la que daría todo buen judío, respondiendo con lo que desde pequeños aprendían: "El primero es: Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor; y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas”.(Mc 12,29-30) Esto no coloca en ninguna duda que la fe de Jesús es la fe de Israel, y añade algo que en ocasiones se olvida, el amor a Dios no nos hace desentendernos de los hermanos y de la responsabilidad que tenemos con ellos, por lo mismo, complementa con la obligación de amar al prójimo como a uno mismo.

 

Hoy cuando la sociedad avanza por caminos de tanta autoafirmación egocéntrica, de proyectos que consideran el bien personal como lo más significativo a conseguir, escuchar que quien quiere ser un discípulo verdadero necesita descentrarse de sus preocupaciones egoístas y ampliar la mirada, es hacer una propuesta audaz y desafiante. Serás creyente si miras a Dios y ordenas tu vida según su voluntad, y además, te comportas con tus semejantes con la misma preocupación con que te haces cargo de tu propia vida, esto a mi entender fue y es una verdadera novedad, que por estar entre las líneas de las sagradas escrituras, en ocasiones se nos olvida.

 

Jesús nos insta a que podamos transformar la sociedad mediante el ejercicio del amor, ese que no se conforma con poco, sino el que nos toma toda nuestra existencia. Crecer no nos espiritualiza, ni nos hace ángeles, como tampoco seres de atados a las circunstancias de la historia y el tiempo. Nos coloca en medio de la historia con conciencia que nítida de establecer vínculos nuevos y fraternos, que es apoyan en nuestras condición de hijos de Dios, creados y amado por él para amarle y amar a los demás como él nos ama, sólo esto nos permitirá ser testigos valientes del evangelio y semillas de buenas noticias en lo que realicemos diariamente.

 

Que el Señor les cuide y bendiga.

 

+ Moisés C. Atisha Contreras

Obispo de San Marcos de Arica