Domingo 23 de Junio
Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo.
De la Secuencia: Lo que Cristo hizo en la Cena, mandó que se repartiera en memoria de su amor.

MENSAJE DE NUESTRO PASTOR

 

 Ciclo C Reflexión 5º Dgo. de Cuaresma (Jn 8, 1-11) 07 de abril 2019

Hermanos "Yo tampoco te condeno, le dijo Jesús. Vete, no peques más en adelante" (Jn 8,11), así termina el evangelio de hoy, sin condena ante lo que era evidente y una sentencia, no peques más en adelante. La verdadera conversión no es la condena del pecador sino el cambio en la forma de vivir.Leer Más

MUNDO CATÓLICO EN DESARROLLO

 

 

Arica, 24 de junio 2019.

COMUNICADO MIGRANTES VENEZOLANOS/AS EN FRONTERAS CHACALLUTA

En estos días nos hemos encontrado con la lamentable situación que viven nuestros Hermanos/as venezolanos/as en el paso fronterizo Chacalluta - Santa-Rosa, frontera norte de Chile. Se niega el ingreso al país por falta de documentación, ya que se exige pasaporte visado sea en Perú como en Chile, y bolsa de viaje turístico. Este hecho contrasta en que muchos migrantes que habitualmente hacían su ingreso internacional vienen de viaje, desde hace días o meses, y no poseen los requisitos exigidos (pasaporte, cedula de identidad, certificado de antecedentes y otros papeles…), para su ingreso regular.

Existe una población de unas 700 personas, lo lamentable son los niños de todas las edades que necesitan urgentemente una mayor atención, mujeres embarazadas, personas enfermas a la intemperie sufriendo las inclemencias del clima y la impotencia de poder solucionar su proyecto migratorio.

Ante tal escenario, en un trabajo coordinado, las instituciones preocupadas por la realidad migratoria en Arica, tales como: Incami, Servicio Jesuita a migrante, Instituto Nacional de Derechos Humanos, Fundación Scalabrini, Asociaciones de migrantes, Consulados, y Particulares entre otros, tomaron conocimiento y emprendieron acciones humanitarias y de incidencia, en virtud de la situación que estamos viviendo.

Hoy día el Obispo Diocesano, Moisés Atisha, acompañado del Vicario General Mauricio Cáceres, y del Padre Beto responsable de Incami Arica, fueron a constatar en terreno la situación que viven nuestros hermanos/as venezolanos/as. Se conversó con las autoridades del gobierno central y local, pero lo más importante fue escuchar los relatos de los afectados y rezar con ellos para que se busquen a la brevedad soluciones humanitarias con acciones concretas, la cual se vio reflejada en la tarde del día de hoy, en dónde el gobierno autorizó el ingreso de familias con niños menores

de edad a nuestro país, para asegurar dicho cometido Monseñor Atisha acompaño en los buses de desplazamiento a las familias venezolanas, hasta el consulado de Chile en Tacna, y de esta forma también manifestar la intención de la Iglesia Diocesana de San Marcos de Arica en buscar una solución.

La realidad migratoria en el mundo debemos entenderla desde principios de humanidad, y nos desafía constantemente como sociedad a buscar claves de dignificación propia del Evangelio de Jesucristo. De esta forma ponemos en práctica lo que nos manda el evangelio “era migrante y me recibieron…” (Mt 25,31…)

Como Iglesia Diocesana de San Marcos de Arica, a través de la pastoral de Migrante, hacemos un llamado a redoblar nuestras acciones en esta situación de emergencia humanitaria que vivimos hoy, por medio de una campaña de colaboración a los hermanos migrantes venezolanos/as. Esta ayuda se canalizará a partir de mañana en el Colegio San Marcos de Arica, ubicado en Santa María 2140, desde las 8:00- 21:00 horas, se solicita las siguientes donaciones:

1- Agua envasada.

2- Pañales para bebes y niño.

3- Toallas Húmedas.

4- Jugos envasados.

5- Leche personal con bombilla.

Agradecemos su atención Evangélica y Solidaria para con nuestros hermanos

Venezolanos/as.

Comunicado Diócesis de San Marcos de Arica

   

        

+Mons. Moisés C. Atisha C

Obispo de San Marcos de Arica

 

 

Queridos hermanos y hermanas, en Cristo el Señor.

Quisiera compartir con ustedes algunas preocupaciones y reflexiones, que surgen de la lamentable situación de nuestros hermanos/as venezolanos/as en Chacalluta. Es una realidad que entristece y cuestiona enormemente, esta situación migratoria forzada y emergente, toca nuestra sensibilidad humana, y como no cristiana, que llevamos cada uno. Nos basta tener presente las palabras del Señor en el evangelio de San Mateo: “era migrante y me recibieron…” (Mt 25,31), llamado que coincide con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el artículo 2 al señalar “no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona…

Tenemos que recordar nuestras Orientaciones Pastorales, que este año 2019, nos marcan como acento la Interculturalidad, esto es mirar con confianza esta realidad, valorar su alcance teológico y pastoral, como también una realidad que debemos abordar desde nuestras propias comunidades.

Esta comprensión debe ayudarnos a sentirnos miembros de la Iglesia, comunidad de comunidades, en donde consagrados, consagradas y fieles, somos la presencia y el testimonio de Cristo, que camina en medio de su pueblo, considerando que nuestras alegrías, tristezas y esperanzas, deben vivirse en unidad y armonía con los restantes carismas, explica San Pablo, (cf 1 Tes 5,12.19-21; 1 Cor 3,8).

Me atrevo a realizarles un llamado, a tomar conciencia y asumir un compromiso concreto, con la realidad migratoria que se vive en nuestra ciudad y Diócesis. Ella no terminará con solamente el paso de los migrantes que ahora están en Chacalluta, es una situación que llega para quedarse en medio nuestro.

En nuestra Diócesis existen instituciones preocupadas del acompañamiento a los migrantes, que son el INCAMI, la Fundación Scalabrini y el Servicio Jesuita a Migrantes, con todo no basta, entonces, debe ser un compromiso y responsabilidad de todos y todas, tener sensibilidad frente al migrante, y crear en nuestras comunidades espacios de acogidas a familias que así lo requieran, actuando con obras renovadoras y humanizadoras, que nos permitan encarnar el evangelio y el llamado del papa Francisco que nos ha dicho que frente a los migrantes hay que acoger, integrar, proteger y promover, para lograr una verdadera fraternidad.

Para tal efecto se diseñará con ayuda profesional desde estas instituciones, un protocolo de acogida al migrante para asegurar no simplemente sus necesidades básicas, sino el cuidado integral como persona, desde su dimensión psicológica, y espiritual, quisiera que nuestros templos y comedores, sean puntos de acogida, de integración, de acopio de ayuda humanitaria con alimentos, abrigos, útiles de aseo… y lo más importante darles un trato digno, con estas acciones complementamos las ayudas solidarias que hemos recibido en el Colegio San Marcos, el que seguirá como centro de acopio.

Al despedirme quisiera agradecer a toda la comunidad de nuestra Iglesia de Arica, por su ayuda y entrega generosa, como también, a todas las entidades sociales que han sido capaz de trabajar en favor de los migrantes.

Reciban mis bendiciones de Hermano y Pastor.

 

 

Arica, 29 de junio del 2019, fiesta de los apóstoles San Pedro y San Pablo.

 

 

+Mons. Moisés C. Atisha Contreras

Obispo de San Marcos de Arica